Image

Estilos Osteopáticos

La osteopatía moderna está en continua evolución, en respuesta a toda la investigación y desarrollo científico que hay detrás. No obstante, a medida que el osteópata desarrolla su experiencia clínica, su estilo de tratamiento irá evolucionando hacia una visión mas personalizada de cómo funciona nuestro organismo y cómo tratar las distintas disfunciones que afectan a nuestro cuerpo.

Hay varios estilos de tratamiento osteopático y mientras algunos osteópatas tendrán una visión integral de todos, otros se concentrarán solamente en uno o dos. En el caso de nuestro osteópata principal - Moisés Ferrández - él ha estudiado cada unos de los diferentes estilos y los utiliza en integración, dependiendo de las disfunciones que pueda presentar cada paciente.

¿Cuales son los diferentes estilos?

 

Osteopatía Estructural

Este es el estilo mas comúnmente conocido e utilizado por los osteópatas, siendo el fundamento sobre el que la osteopatía moderna se ha basado. El osteópata utilizará distintas técnicas manuales para tratar el sistema musculo-esquelético:

  • Movilización de articulaciones
  • Manipulación ósea y articular
  • Masaje de tejidos musculares y ligamentosos
  • Relajación fascial
  • Estiramiento de los tejidos acortados
  • Fortalecimiento de estructuras débiles
  • Entre otras.

La utilización de estas técnicas también afectará indirectamente al sistema nervioso y circulatorio, e incluso a la funcionalidad de los órganos.

Osteopatía Visceral

La osteopatía visceral es una expansión de los principios de la osteopatía, que se focaliza en el entendimiento de los órganos, sistema circulatorio y sistema nervioso (vísceras). Este concepto analiza la relación entre la estructura del cuerpo y sus órganos, como el sistema digestivo o el respiratorio. El objetivo del tratamiento consiste en solucionar los desequilibrios y bloqueos entre las interconexiones de movimiento de todos los órganos junto a las estructuras del cuerpo.

Una mala postura, dieta inadecuada o el estrés pueden provocar que los órganos acumulen zonas de tensión que pueden conllevar a dolor referido ‘viscero-somático’. Un ejemplo de este es el intenso dolor de ingle que se suele producir cuando hay una infección de riñón. En este caso tratar la zona donde esta el dolor puede resultar inefectivo, mientras que una manipulación directa del riñón puede estimular la respuesta curativa necesaria para que el riñón vaya sanando y así el dolor disminuya.

El tratamiento visceral mejora el movimiento del tracto digestivo y la funcionalidad de los demás órganos abdominales, así como también ayuda el sistema respiratorio (pulmones), y afectará directamente a la manera en que funciona tu organismo en general.

La osteopatía visceral es comúnmente utilizada para:

  • Dificultades para tragar
  • Problemas digestivos
  • Disfunciones respiratorias (Asma)
  • Endometriosis
  • Cólico del Lactante
  • Incontinencia
  • Dolor de espalda y cuello
  • Dolor costal y caja torácica
  • Problemas de circulación

Y muchas otras disfunciones

Osteopatía Craneo-Sacral

Este es el más sútil de los estilos de tratamiento osteopático. Se caracteriza por una leve “sujeción” del paciente para interaccionar con las energías más sutiles del cuerpo y su biodinámica de fluidos. Los pequeños movimientos fisiológicos que se producen entre las articulaciones óseas del cráneo y la cara son vitales para la salud, así la osteopatía craneal se focaliza en cualquier obstrucción causada a estos movimientos microscópicos, que pueden haber sido provocadas por un trauma o lesión.

La osteopatía craneal trabaja con los mecanismos involuntarios del cuerpo, ayudando a reestablecer la calma y el equilibrio de los bio-ritmos corporales. El osteópata sujetará suavemente distintas zonas de tu cuerpo dependiendo de donde se encuentre la disfunción, para así ir provocando que el cuerpo vaya soltando las diferentes tensiones acumuladas en el cuerpo.

Es muy común para el ser humano que, al experimentar estrés emocional o físico, nuestro organismo y tejidos vayan acumulando tensión. Aunque nuestros cuerpos generalmente son capaces para adaptarse a este estrés constantemente, algunas de estas tensiones pueden quedarse en nuestros tejidos. Cualquier tensión acumulada en nuestro organismo puede reducir su movimiento natural y a medida que pasa el tiempo, a nuestro cuerpo le resultará más y más difícil deshacerse de dichas tensiones, pudiendo así desarrollar diversos dolores y síntomas.

Resumen

Un buen tratamiento osteopático se basa en el principio de que la estructura del cuerpo gobierna a la función de este, y viceversa. En diferencia a otras terapias manuales, los osteópatas tendemos a tener una visión holística del ser humano, integrando esta visión en nuestro diagnóstico y tratamiento.

Un osteópata utilizará una variedad recursos y técnicas para provocar cambios en el cuerpo que re estabilicen su función y estructura, en la medida de lo posible. La manera en la que interpretan sus diagnósticos y buscan hacer estos cambios, varía dependiendo en las enseñanzas que han recibido, experiencia propia y técnicas utilizadas por el osteópata. Sin embargo, los principios que gobiernan la reacción del cuerpo al tratamiento y el proceso curativo general permanecerán englobados a todos los osteópatas.