El objetivo del tratamiento osteopático es ayudar al cuerpo a medida que ocurre este proceso natural.

Image

El embarazo y tu cuerpo

Estar embarazada hace que el cuerpo pase por muchos cambios. Los ligamentos se ablandan, las curvas de la columna cambian y la postura se altera. El peso del bebé hace que el centro de gravedad de la futura madre se desplace gradualmente. Esto crea un arco en la parte baja de la espalda y, aumenta la presión sobre la columna vertebral, lo que genera estrés mecánico adicional en el cuerpo. A medida que aumenta el tamaño de los senos, también se ejerce presión en la parte superior de la espalda y el cuello.

Quejas comunes:

  • Dolor de espalda y cuello como resultado de una tensión adicional en la columna.
  • Dolor lumbar y de glúteos.
  • Ciática (dolor en las piernas).
  • Dolor de cuello, hombro y zona dorsal.
  • Dolores de cabeza.
  • Inestabilidad de la zona pélvica.
  • Dolor articular sacro-ilíaco.
  • Dolor en la sínfisis del pubis.
  • Síndrome del túnel carpiano (hormigueo y/o entumecimiento en las manos).
  • Debilidad del suelo pélvico e incontinencia.
  • Tono abdominal deficiente.
  • Náuseas y acidez estomacal como resultado de la tensión en el diafragma.
  • Problemas circulatorios, hinchazón de las piernas y las venas varicosas debido al aumento de la presión sobre el abdomen.

¿Por qué la osteopatía?

El objetivo del tratamiento osteopático es ayudar al cuerpo a medida que ocurre este proceso natural, maximizando la capacidad del cuerpo para ajustarse y compensar los cambios. Técnicas suaves como el estiramiento, la adecuada articulación y las técnicas de tejidos blandos se utilizan para mantener la movilidad, reducir la tensión muscular, mejorar el flujo sanguíneo y promover el drenaje linfático.

El osteópata puede ayudarte a cambiar tu postura y aprender a usar tu cuerpo correctamente durante el embarazo. Esto te hará sentir más cómoda mientras previenes lesiones. Los osteópatas también pueden ayudar a aliviar otros efectos secundarios del embarazo, como dolor en los glúteos, la ingle o la pierna. La osteopatía mejorará también la calidad del movimiento en la pelvis y las caderas

Post-parto

Los ligamentos y músculos agotados a causa del embarazo pueden debilitar la estructura de todo el cuerpo. Muchas madres primerizas reciben tratamiento osteopático después del nacimiento para corregir los desequilibrios corporales que pueden estar presentes, particularmente en la región de la pelvis y la espalda media y baja.

Igualmente, amamantar y cargar un bebé puede ser un trabajo duro para la parte superior de la espalda y el cuello, y llega a ser perjudicial para la postura. La atención osteopática puede aliviar las molestias en estas áreas. 

Nuestros profesionales te asesorarán acerca de cuándo sería apropiado comenzar tu tratamiento después del parto y te brindarán la atención necesaria.

Osteopatía, ¿Es segura?

La osteopatía tiene uno de los mejores registros de seguridad de cualquier profesión médica. Las técnicas utilizadas durante el embarazo se seleccionan cuidadosamente para minimizar el riesgo para la paciente y se emplean técnicas suaves que garantizan la comodidad de la madre.

Consejos útiles:

  • Cuida tu espalda: Debes tener cuidado especial al levantar y transportar un objeto. Evita cargar niños pequeños durante largos períodos.
  • Cuando permanezcas de pie por mucho tiempo, mantén tu trasero hacia adelante para aliviar la tensión en la parte baja de la espalda.
  • No te sientes con las piernas cruzadas.
  • Aprende con tu osteópata los mejores estiramientos y ejercicios para ayudar a tu cuerpo a prepararse para el peso adicional en los próximos meses.
  • Duerme en un colchón estable, de lado y con una almohada entre las rodillas.
  • Realiza ejercicio aeróbico para mantenerte fuerte y saludable. La natación y la caminata rápida son un excelente ejercicio para las mujeres embarazadas. Recuerda usar zapatos planos y no tacones altos.