En tu primera visita a un osteópata siempre es bueno presentarte un poco antes, ya que habrá una pequeña cantidad de papeleo.

Image

Tu primera visita

  • Tu osteópata tardará un tiempo en conocer tus problemas / síntomas actuales y tu historial médico, incluidas las lesiones pasadas y cualquier medicamento que estés tomando actualmente.
  • Esto será seguido por una examinación. Puede incluir evaluaciones posturales, biomecánicas, pruebas neurológicas, viscerales y pruebas clínicas para diagnosticar la causa raíz de tus problemas para determinar la mejor opción de tratamiento.
  • La osteopatía implica un enfoque integrado. Tu osteópata examinará la zona que te preocupa, pero también puede buscar en otras zonas del cuerpo. Por ejemplo, el dolor de rodilla a menudo puede ser causado por problemas en la zona lumbar, la pelvis o el tobillo.
  • Tu osteópata te dará algunos consejos sobre cómo manejar tu lesión entre cita y cita, y también puede enseñarte algunos ejercicios para realizar en casa. Si tu condición cambia, asegúrate de informarle a tu osteópata en tu próxima visita.

¿Qué necesitas traer?

  • Radiografías, resonancias o resultados de examinaciones relacionados con tu lesión.
  • Ropa con la que te sientas cómodo.
  • Puedes traer un acompañante o persona de apoyo. Los pacientes menores de edad deben venir con un adulto.

¿Será doloroso?

La osteopatía es una medicina manual y puede incluir masajes de tejidos blandos, manipulación y movimientos repetitivos. Esto no deberá causar molestias indebidas, y tu osteópata siempre se esforzará por hacer que te sientas lo más cómodo posible.

Algunos pacientes experimentan dolor leve en los días inmediatamente posteriores a la consulta. Esto es normal, pero si persiste o empeora, debes contactar a tu osteópata.

¿Necesitas ser referido a un osteópata?

Los osteópatas son profesionales de atención primaria, por lo que puedes hacer una cita directamente. Alternativamente, es posible que tu médico de cabecera, fisioterapeuta u otro profesional de atención médica te remitan a un osteópata.